ABEJA II (Apis mellifera)

por Carlos Alberto Bó  PRO

Ceibas Provincia de Entre Ríos
03-11-2012 14:27:30

f 8
v 1/1000
iso 400
Lente Canon EF 300L IS USM + TC 1.4x II
medición promedio ponderado al centro
WB automático (4850K)
Flash en ETTL en alta
cacería
cámara en mano
Mediano recorte para acercar y componer; revelado en ACR y edición en PS.

La Abeja europea (Apis mellifera), también conocida como Abeja doméstica o Abeja melífera, es una especie de himenóptero de la familia Apidae; es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo; originaria de Europa, África y parte de Asia, fue introducida en América y Oceanía; fue clasificada por CAROLUS LINNAEUS en 1758; a partir de entonces numerosos taxónomos describieron variedades geográficas o subespecies que, en la actualidad, superan las 30 razas.

Cuando un apicultor se refiere a sus colmenas en forma colectiva lo hace desde un concepto intuitivo de colectividad, al hablar de los componentes de un apiario, habla lógicamente del conocimiento de la biología de las abejas, cuya naturaleza social hace que el individuo, en sí mismo, carezca de valor en favor de la colectividad de las abejas.

Por todo ello se dice que la colmena es un SUPERORGANISMO; este superorganismo se comporta con sinergia que es el efecto producido por la interacción entre los componentes de un sistema que hace que el todo sea más que la suma de las partes individuales; a esta sinergia de conjunto demostrada por Farrar matemáticamente se le denomina REGLA DE FARRAR.
Las abejas son insectos sociales con tres diferentes tipos de individuos o castas en la colonia:
• Abeja obrera.
• Abeja zángano.
• Abeja reina.

Cada casta tiene su función especial y desarrollan un tipo de trabajo diferenciado en la colonia; la reina y las obreras son hembras y los zánganos son machos; cada casta tiene un tiempo o ciclo de desarrollo diferente propio para cada especie y se cría en distintos tipos de celdas; el periodo de desarrollo de la abeja reina en el caso de APIS MELLIFERA es de 16 días, las obreras 21 días y los zánganos 23 días; para convertirse en reinas un larva debe ser nutrida con jalea real y ser alojada en una celda especial.

También las larvas de las obreras comen en sus primeras fases jalea real, pero luego se les da otra dieta; si una obrera come jalea real puede desarrollar sus posibilidades de poner huevos, pero no de aparearse con un zángano, por lo que sus huevos serán infecundos (es decir, darán lugar sólo a zánganos). Este fenómeno se puede producir en colmenas que han quedado privadas de reina.

Las abejas melíferas son unos animales muy interesantes en muchos aspectos, sobreviven y se perpetúan como una unidad que denominamos colonia; la abeja reina, dependiendo de las condiciones climáticas, suele comenzar a poner huevos en primavera; esta actividad está condicionada por la información que recibe desde el exterior (por ejemplo: flujo de néctar, recolección de polen, duración del día, temperatura, etc.); la reina es la única hembra fértil y deposita los huevos de los cuales nacerán todas las demás abejas; la abeja reina no abandona la colmena, salvo durante los vuelos de fecundación, o cuando se produce un enjambre para dar lugar a una nueva colonia; la reina deposita sus huevos en panales de cera que las obreras construyen con celdas hexagonales; el huevo después del tercer día se transforma en una pequeña larva que es alimentada por las abejas nodrizas (abejas obreras jóvenes); luego de aproximadamente una semana, la larva es sellada en su celda por las abejas nodrizas, produciéndose el estadio de pupa; en aproximadamente otra semana, emerge la abeja adulta.

Las reinas no son criadas en las típicas celdas horizontales del panal, sino que sus celdas son construidas para ser de mayor tamaño y en posición vertical; además, no son alimentadas con polen como las larvas de las obreras, sino con jalea real; se ha demostrado que es esta alimentación especial lo que hace que una hembra se desarrolle como reina y no como obrera; cuando la reina termina su etapa de alimentación larval y se convierte en pupa, se desplaza a una posición cabeza abajo.

Durante la etapa de pupa, las abejas obreras tapan o sellan la celda real; justo después de emerger de sus celdas, a menudo las abejas reinas producen un sonido el cual se cree que es un reto a otras reinas a batallar.

Las abejas reinas viven un promedio de tres años; las obreras viven períodos mucho más breves, de menos de tres meses en promedio; las abejas reinas liberan feromonas para regular las actividades de la colmena; las feromonas de la reina, entre otras funciones, modifican el comportamiento de las obreras de modo que éstas alimentan las nuevas larvas como obreras y no como reinas en condiciones normales; muchas abejas obreras también producen feromonas para comunicarse con otras abejas. WIKIPEDIA.

SI LAS ABEJAS DESAPARECEN, TAMBIÉN EL HOMBRE, DIJO EINSTEIN (esta afirmación ha circulado por el todo el mundo pero no hay documento que certifique que Einstein la haya expresado; sin embargo, proviniendo de una fuente de semejante prestigio, aunque no sea verdad, ha despertado la necesaria preocupación sobre el tema).

Esta cita resulta de lo más interesante y aterradora en momentos como los que estamos viviendo hoy en el mundo; es un hecho, las abejas están desapareciendo de diversas partes del mundo y nadie sabe bien por qué todavía; pero tan importante como conocer la razón, es saber cuál sería el resultado.

¿Por qué el hombre sólo viviría 4 años, según la cita de Einstein?; porque sin abejas no existe la polinización, y sin polinización no hay reproducción en las plantas, sin plantas no hay alimentos para los animales vegetarianos, y para quienes se alimentan de ellos.

Nosotros estamos dentro de esa cadena alimentaria, y para comprender este ejemplo a la perfección, es clave conocer la importancia de la biodiversidad, o sea la variedad en los seres vivos; el ser humano viene haciendo desaparecer miles y miles de especies desde hace cientos de años; talando bosques, cazando indiscriminadamente, cubriendo de ciudades y campos todo el mundo; y por estas ciudades y sus industrias, hemos cambiado el clima y provocado un calentamiento global.

Que las abejas desaparezcan es sin duda consecuencia de esto, como también la desaparición de miles de especies, aunque Einstein no las haya invocado en su presunto comentario.

Gracias por mirar y comentar.

El autor solicita sugerencias y contenido crítico en los comentarios.






NECESITA REGISTRARSE O INGRESAR PARA PODER EMITIR COMENTARIOS


Marta Liber hace 3 años y 10 meses
Hermosa!!! Te felicito

Pedro Ramon Gauna hace 3 años y 10 meses
Maravillosa toma

José Guipponi hace 3 años y 10 meses
Fantástica, parece que estaría reposando sobre la flor.
Saludos!!

Ana Robino hace 3 años y 10 meses
Hermosa composición, luz y detalles de lujo! Una gran foto. felicitaciones Carlos!!



7.47
 
Me gusta: 
7


Subida hace 3 años y 10 meses en la categoría Invertebrados.

Comentarios:
4
Visualizaciones: 613

Etiquetas

Más fotos de Carlos Alberto Bó